carnaval

CARNAVAL | HOMENAJE A LA MEMORIA

“Aquí comenzaremos la antigua historia llamad QuiChé. Aquí escribiremos, comenzaremos el antiguo relato del principio, el origen, de todo lo que hicieron en la ciudad de Quiché los hombres de las tribus Quiché”.
Popol vuh


Renace cada día de entre las sobras que nos dejaron. De esas que no se robaron. De las memorias de un pueblo que no ha olvidado. De un continente entero azotado, mutilado. Pero siempre de pie, jamás arrodillado.
Renace así con fuerza de canto y danza. Las calles, teñidas de colores vivos se invaden de santos, vírgenes y demonios. Leyendas de sol y de luna viajan por el tiempo, entre cruces y espadas. Gritos, baile, alegría. La tierra viva.
Chamanes de pulque y peyote. De chicha morada, yuca, coca con bica. Chamanes de lianas. Brujos. Transmite verdades que a través de la soga de los muertos nos enseñan. Se hacen mitos. Historias y creencias. Deidades.
El canto llega así, como el grito de la tierra que llora por sus hijos asesinados. El baile, lenguaje para los muertos, hace reencontrarse con los sabios, con los ancestros. La música de la tierra resuena por la columna de la cordillera. De punta a punta. Se emocionan las montañas. Viejos sabios que reviven. Resuenan. Así marchan por entre las sierras los hijos del sol y de la mazorca. Con el canto pagano del carnaval mantienen viva la memoria de un continente.